¡Extra, Extra! Battlefront lanza un comunicado sobre el mecenazgo de Dust! ¡Extra!

Pues sí amigos. Battlefront ha mandado una carta a todos los mecenas que han participado en el polémico Kickstarter del juego Dust Tactics de Paolo Parente. Esta carta ha sido mandada, como hemos dicho, en inglés; de ahí que hemos traducido la carta y os la ponemos a continuación para que saquéis vuestras propias conclusiones. El conflicto sigue pero… ¿Cuando acabará?

Dust-Operation-Babylon-3

A grandes rasgos, Battlefront defiende su postura en este caso, lanza sería acusaciones sobre Paolo Parente señalandolo como un trabajador poco profesional, lamentándose de su falta de interés en el proyecto y su escaso seguimiento del desarrollo del Kickstarter. Lo tacha de mentir descaradamente en temas tan peliagudos como quien realizo el trabajo de diseñar el nuevo reglamento de DUST y afirma que Dust Studio mantiene una negativa rotunda a cualquier tipo de mediación o intento de llegar a un termino medio para poder seguir adelante con la producción.

Según Battlefront, Dust Studio se cree con la razón absoluta en este caso y no piensa dar su brazo a torcer en ningún aspecto. El comunicado aborda en detalles el conflicto desde su comienzo, dando datos de las negociaciones y los problemas que están retrasando la entrega del Kickstarter, además de proponer algunas medidas que según su punto de vista podrían solucionar el conflicto. Battlefront no asume que todos los fallos cometidos provienen de Dust Studio, y asume la culpabilidad en muchos aspectos, como el problema de los Pledge Manager. Battlefront se muestra entusiasmado con este problema y pone de su parte para solucionar cuanto antes este peliagudo Kickstarter.

Mensaje de John-Paul Brisigotti, gerente de Battlefront

Normalmente escribimos estos mensajes con el deseo de ser profesionales y mostrarnos tranquilos respecto a la situación, y esperamos que todo acabe bien. En realidad, hemos alcanzado el punto en el que hemos oído más que suficiente de una versión de la situación, y debemos responder a ésta de manera pública.

Creemos que ningún mecenas debería tener que pasar por esto, pero nuestro silencio relativo ha sido tomado como señal de que la culpa es sólo nuestra en esta sociedad conjunta. Os aseguramos que ambas partes tienen culpa aquí, y necesitamos contaros más sobre nuestra versión de la historia.

PERO – sabemos que la mayoría de vosotros estáis hartos del desacuerdo, y solo os preocupa conseguir vuestras recompensas. Así que primero trataré ese punto.

Lo primero que necesitamos dejar claro es que Battlefront ha pedido repetidamente estos últimos meses una lista de los productos de la “Oleada Dos” que han sido fabricados. Dust Studio ha hecho vagas promesas públicas diciendo que la producción seguía en marcha, pero evitaba dar detalles.

Si los productos de la “Oleada Dos” han sido fabricados realmente, necesitamos ver una lista para poder pagar la cantidad acordada y disponerlo todo para recogerlo de Dust Studio y enviároslo a vosotros, los mecenas. A fecha de hoy, no hemos oído nada más que “Está terminado. Pagad.” De William, o, la misma semana pasada, un negación rotunda a entregarnos material ahora que su “Nuevo plan” está en marcha.

Creo que hay que repetirlo para que nadie pueda malinterpretarlo. Una vez obtengamos una lista de productos que están listos para enviar, podemos mandar los fondos. Es así de simple. Si os parece razonable, os pedimos por favor que enviéis un email a william@cathaygames.com y a twistedtoys@gmail.com pidiéndoles educadamente que envíen la lista.

Este es el curso de acción más sencillo para todas las partes. Implica que vosotros, los mecenas, conseguiréis los productos por los que pagasteis al precio prometido y no con ningún coste adicional que Dust Studio pudiera estar proponiendo.

Creemos que es prudente querer que William confirme que liberará los productos a la empresa de envíos cuando reciba los fondos transferidos.

Si se nos entrega esta lista utilizaremos el saldo restante para pagar el material y entregarlo a todo el mundo, de acuerdo con el plan original. Tardará unas seis semanas en llegarnos el material y comenzar a enviároslo.

Si eso falla, nuestro plan alternativo es compensar a los mecenas con un reembolso.

Tenemos dos opciones para cualquier cliente que nos financiara y que pagara a través de Kickstarter:

  1. Reembolso del dinero: Procesaremos vuestros reembolsos basándonos en los fondos que quedan del proyecto sobre una base de prorrateo. Recogimos $571.937 en total, de la campaña de Kickstarter y del Pledge Manager. $50,647 se fueron en tarifas de Kickstarter y Paypal. Hemos pagado a Dust Studio el 72’5% del dinero restante, $378.007, y gastamos otros $27.653 en la primera oleada de envíos. Eso nos deja $115.330, que son suficientes para pagar el material restante de la “Oleada Dos”, asumiendo que se complete.

Recibiréis una parte de este saldo restante, dependiendo de las recompensas que ya hayáis recibido en la “Oleada 1”. El proceso de estas reclamaciones será lento, puesto que no hay un modo automatizado de hacerlo, así que habrá que hacerlo de uno en uno después de consultar con cada mecenas. Los pagos comenzarán a emitirse a finales de mayo, y se tardará unos dos meses en completarlos.

  1. Crédito para material: Si preferís recibir el saldo restante de tu pedido en productos existentes de DUST, te ofreceremos el 300% del valor devengado. Si te debemos $100, puedes obtener $300 (a valor de venta) de productos de DUST de nuestro inventario, y os los mandaremos asumiendo nosotros el coste. En otras palabras, puedes obtener tu crédito en material de DUST a dos tercios de descuento. Ofreceremos el reglamento y los packs de cartas al 50% de descuento, ya que tendremos que imprimir algunos más para completar los nuevos pedidos. Es lo mejor que podemos hacer para intentar ofreceros lo máximo por el valor restante del dinero con el que contribuisteis al proyecto.

Por repetirlo una vez más, ¡las opciones anteriores pueden ser totalmente evitadas si Dust Studio nos entrega una lista detallada de lo que se ha fabricado para que podamos pagarles y recoger los productos!

Para aquellos que nos financiaron a través de una tienda, ofreceremos a las tiendas varias soluciones para asegurarnos de que no os quedáis olvidados. Podemos resolver este tema con las tiendas rápidamente, dada nuestra relación continuada, así que si Dust Studio nos fuerza de verdad a seguir este camino, ningún vendedor o tienda saldrá perdiendo.

Ahora que hemos tratado el problema principal, nos gustaría explicar un poco más el trasfondo desde nuestra perspectiva, para daros la otra versión de la historia.

Actualizaciones gratuitas

Esta disputa entre ambas empresas nació de un único problema, que aún sigue sin resolver: los incentivos gratuitos que Paolo Parente prometió por parte de Dust Studio. Cuando el Kickstarter comenzó, decidimos los detalles juntos – Paolo Parente y yo. Se nos ocurrió la idea juntos y estuvimos en contacto a diario. El vídeo en la portada presenta a Paolo hablando. Paolo y yo acordábamos cada nueva meta antes de anunciarla. Ni una sola cosa del proyecto se hizo sin el conocimiento y la aquiescencia de Paolo. Juntos acordamos todo, desde el contenido de los packs hasta los precios.

Tras un año trabajando juntos antes del Kickstarter, Paolo y yo teníamos una buena relación de trabajo, o eso pensaba yo. De hecho, la única vez que oímos hablar de William fue cuando llegó la hora de pagar o hacer el papeleo de los envíos.

Preguntaos a vosotros mismos – si hubiéramos estado haciendo esto por nuestra cuenta, ¿no habría elevado Paolo una queja por lo que estábamos haciendo? No lo hizo. Y nunca negó ser totalmente consciente de todo lo que estaba sucediendo. Cuando discutíamos los incentivos gratuitos que son parte de todo Kickstarter, pensamos que era justo dividir los costes de los mismos entre ambos. Battlefront proporcionaría la mitad y Dust Studio la otra mitad. Esto es muy importante – ¡en ningún momento ninguna de las compañías esperaba recibir un pago de los fondos del Kickstarter por estos productos! Supondrían un coste para ambas compañías, pero eran una inversión aceptable, para asegurar un Kickstarter exitoso. Por ejemplo – Paolo dijo que el elemento de terreno del Pozo Abandonado sería muy caro y lento de fabricar, por lo que nos ofrecimos a hacerlo por ellos (y aún pretendemos hacerlo, si Dust Studio nos entrega alguna vez las copias maestras). Todo lo planeado iba de una parte a otra y no se publicó nada sin estar aprobado, desde las primeras imágenes hasta la última actualización gratuita.

En ningún momento durante el Kickstarter fue William Yau nuestro punto de contacto con Dust Studio. Siempre fue Paolo y yo mismo representando cada compañía. Paolo no es “sólo un artista” como afirma ahora persistentemente, y no puede esconderse tras esa afirmación. En lo que a nosotros respecta, Paolo era nuestro contacto con Dust Studio y hablaba en nombre de la compañía. Es un gerente sénior y accionista de esa compañía, igual que yo lo soy de Battlefront.

Entonces, en noviembre, cuando enviamos los pedidos del pledge manager, William estableció que a menos que pagáramos por todos los incentivos gratuitos al precio al por mayor usual (que incluye costes de producción y el margen de beneficio de Dust Studio) no nos serviría los productos de la “Oleada 2”. Afirmó que puesto que esto no estaba escrito en el acuerdo original, él nunca accedió a ello. Señalé que el acuerdo sólo reflejaba los primeros doce productos listados y que la línea “y cualquier cosa acordada entre ambas compañías durante la campaña” cubría los 40 nuevos códigos de producto y las actualizaciones gratuitas que Paolo y yo añadimos juntos durante el proyecto. Dijo que no, que eso no es verdad y que teníamos que pagar.

Por supuesto nos negamos a esto, diciendo que ese no era el acuerdo al que habíamos llegado Paolo y yo. A ninguno de nosotros se nos pagaría, puesto que esa era nuestra contribución al proyecto para hacerlo tan exitoso como fue. En este punto Paolo desapareció y no se le pudo contactar durante más de un mes, después de habernos enviado un email diciendo que William era el CEO y que lo que dice va a misa. Aquí fue donde se dejó el asunto. Battlefront envió el 90% de los productos gratuitos prometidos con la “Oleada 1” y los últimos productos que os debemos se pensaban enviar con la “Oleada 2”. Dust Studio no nos ha suministrado ni un solo producto de su lista, y por lo que dice William, no lo hará nunca.

Esto llevó a todo tipo de otros problemas que surgieron y que no son directamente parte del Kickstarter. Cuando dos compañías están vinculadas contractualmente, un problema suele llevar a otro.

¿”No involucrados”?

Paolo ha pronunciado en Facebook, y en un email a algunos mecenas, que Battlefront ahora “no se involucra”.

Tanto yo como el presidente de Battlefron mantuvimos un toma y daca con William durante meses intentando llegar a una solución razonable, pidiendo mediación durante todo el proceso para que todos los problemas pudieran tratarse. Esto es lo que la mayoría de la gente razonable hace cuando se encuentra en un estancamiento. William y Paolo, que reapareció después de que todo se torciera y entonces recurrió a hacer maravillosamente coloridas afirmaciones sobre cualquier cosa excepto la verdad, se negaron, diciendo que a menos que pagáramos la totalidad lo utilizarían para cancelar el contrato entre nosotros.

Hemos llegado a aceptar que el final de la relación entre ambas compañías podría ser el resultado después de que se entregara el Kickstarter. Sería normal en estos casos que ambas compañías listaran los problemas contractuales que creen que deberían tenerse en cuenta, como base de una negociación. Les enviamos dicha lista y les invitamos a hacer lo mismo. En lugar de ver que ambas partes tenían problemas, William y Paolo parecen haberse enfadado mucho. ¿Cómo osábamos decir que Battlefront tenía derechos legales sobre los productos que hemos fabricado? ¿Cómo osábamos querer saber qué sucederá con las casi 19.000 unidades de material que tenemos en nuestros almacenes? ¿Cómo osábamos siquiera sugerir que ellos no podían decidir unilateralmente cómo acaba la relación? No se dio como respuesta ni una sola petición. Simplemente insisten en que debemos aceptar su interpretación de los hechos como si fuera la ley imperante.

Puede que este sea el modo en el que William hace las cosas, pero en el resto del mundo es un poco más complicado. Ahora es más fácil para ellos afirmar que los hemos “chantajeado” – una afirmación ridícula y que nos gustaría ver probada.

Creímos, como cualquier persona razonable haría, que puesto que ya habían pasado por este proceso con Fantasy Flight, serían totalmente conscientes de que cancelar un contrato tempranamente tiene ramificaciones en ambas partes que deben resolverse antes de que el contrato se confirme como cancelado. Hasta que estas cosas se acuerden, Dust Studio y Battlefront están contractualmente vinculadas entre sí, simple y llanamente. Sencillamente decir que no es el caso en un comunicado público cambia muy poco la situación. Pero a Dust Studio le basta, puesto que han comenzado a poner en marcha su nuevo plan antes de resolver el desacuerdo con nosotros.

Los problemas que han salido a la luz a causa de este conflicto son numerosos y serios. Estos son problemas que deberían haberse resuelto en privado y profesionalmente, pero que Paolo ha puesto en conocimiento del público:

  1. El primer problema es sobre el contrato de distribución original. En el momento de la firma, Dust Studio no reveló un acuerdo que habían hecho que permitía a otra compañía evitar que hicieran productos para nosotros. Esto sólo se conoció a los seis meses, cuando los nuevos sets de inicio, planificados como publicaciones clave de la crucial campaña navideña, fueron interceptados antes de ser enviados. El material que se suponía tenía que salir en octubre de 2013 llegó al mercado finalmente en febrero de 2014.

La revelación de este acuerdo habría significado que NUNCA habríamos firmado con Dust Studio en primer lugar, así que podéis imaginaros cómo nos sentimos. Pero en esta fase habíamos invertido gran cantidad de tiempo y esfuerzo en DUST y queríamos verlo florecer, así que seguimos adelante con nuevos planes con la esperanza de que el futuro compensaría el pasado, pero habiendo sufrido una seria pérdida financiera en nuestra primera navidad como distribuidores de DUST.

  1. El segundo problema que tenemos versa sobre los productos bajo licencia que hemos fabricado. Parte del acuerdo desde el principio fue que el estudio Battlefront crearía una nueva versión de las reglas de DUST. Fue esta una razón de importancia para que nos buscaran como asociados, una compañía que tenía un registro probado en los juegos de miniaturas. El trabajo de verdad comenzó con el juego de reglas de inicio y progresó hasta la versión dos de las reglas, una revisión gráfica completa y una forma totalmente nueva de jugar: Dust Tactics Battlefield. Este trabajo lo realizaron Phil, Casey y Andrew con la ayuda de Olivier. Olivier tenía un borrador de la versión dos ya hecho, como punto de partida, pero no era el juego que publicamos tras el trabajo conjunto. Las nuevas cartas, dados y plantillas, y reglas de Battlefield fueron cosas que creó Battlefront, que Paolo no quería cambiar en absoluto. Pero, después de su visita a Nueva Zelanda con Olivier, vieron que el nuevo material era digno como para darle a todo el juego una vida más larga.

Todo esto se hizo de nuestro bolsillo, como un trabajo bajo licencia, en el que tuvimos que pagar a Dust Studio los derechos de cualquier producto que fabricamos y vendimos. Las miniaturas sencillamente se las compramos a ellos, pero el material impreso y otros productos los creamos todos en casa. Ahora parece que William afirma que él nunca nos dio permiso y que estamos utilizando su copyright sin permiso. Paolo ahora afirma que él y Olivier vinieron a NZ para hacer el trabajo y que los chicos de Battlefront sólo hicieron un poco de trabajo de edición. Esto es una mentira descarada. Phil, Casey y Andrew pasaron casi 3000 horas entre los tres en todo, desde los sets de inicio hasta Operation Babylon, comparadas con las horas a jornada partida de Olivier en Francia, sin entrada gráfica en absoluto. Quiero dejar claro que Olivier es francés, y que no ha escrito un texto definitivo en inglés para ningún producto en el que hemos trabajado juntos. En esencia, todo lo que Dust Studio nos proporcionó fueron fotos – grandes fotos, pero eso no hacen un juego. El núcleo de la versión 2 de las reglas de Dust Tactics  lo creamos en conjunción, pero las nuevas cartas, plantillas, dados y Dust Tactics Battlefield son 100% creaciones originales de Battlefront. Por eso aparece nuestro logotipo y los nombres de nuestro equipo en estos productos, todo lo cual fue visto y aprobado por Paolo y William antes de ir a imprenta.

Por favor, preguntaos, si estamos mintiendo, ¿porque Paolo, Olivier o Dust Studio no tiene los archivos digitales para imprimir estos productos ellos mismos? Incluso si “sólo” hemos editado el trabajo, como ahora afirma Paolo, tendrían que tener los archivos que nos proporcionaron para editarlo. De hecho, Paolo incluso contactó subrepticiamente con nuestro artista gráfico en su dirección de email personal, para pedirle que le proporcionara los archivos de las nuevas cartas de DUST sin el conocimiento de Battlefront. Esto sólo puede ser calificado como juego sucio. Puesto que Dust Studio tiene su base en China, no tenemos recursos legales prácticos para impedir que impriman lo que quieran a nivel local. Pero DUST se vende en un mercado que tiene una ley de copyright fuerte y defendible, así que una vez el material abandone la fábrica, ejerceríamos nuestros derechos tan pronto como cualquier grupo intentara importar nuestros diseños sin que medie acuerdo previo.

Ahora bien, nada de esto importó mientras formábamos sociedad, y nunca hemos pedido ningún pago por nuestro tiempo. Fue nuestra contribución para expandir DUST, como una inversión de futuro. Lo que sí preguntamos es que si el acuerdo va a llegar a su fin, ¿cómo gestionamos los derechos de los productos que fabricamos bajo licencia? El procedimiento normal en todo el mundo es que al final del acuerdo ambas partes siguen su camino y ninguna de ellas puede utilizar el trabajo bajo licencia en modo alguno. Comprendemos esto bien – hacemos numerosos juegos bajo licencia, y cuando se acaba nuestra licencia no podemos vender nada más de esos juegos, y tampoco puede el propietario de la licencia; el juego sencillamente deja de ser un producto vendible. Ambas partes pueden acordar otra cosa (por ejemplo, una oferta de compra de los derechos de un producto a perpetuidad). Pero sin dicho acuerdo así es como funciona la ley. William lo ha negado categóricamente y afirma que es suyo en cualquier caso y que pueden hacer lo que quieran con él. Definitivamente, éste no es el caso.

La afirmación de que desarrollamos material de DUST sin su conocimiento es risible – tenemos cientos de emails de ida y vuelta durante todo el proceso de desarrollo. Pero la gota que colma el vaso son nuestros pagos por derechos totalmente documentados, que están al día, y que tanto William como Paolo confirmaron mediante email en el momento del pago.

  1. Pago. El 21 de junio envié un email a Paolo y William para darles las buenas noticias: el Kickstarter era un éxito y había recaudado suficientes fondos para pagar por todo, incluyendo los pagos pre-acordados W9.1, W9.2 y W9.3. En este punto todo iba bien y nos empezábamos a dar cuenta de cuánto trabajo tendríamos que hacer y aceptamos que necesitaríamos dos envíos puesto que los pedidos eran sencillamente demasiado grandes para que Dust Studio los hiciera en una vez.

Los fondos para el primer envío, que hemos dado en llamar “Oleada 1”, fueron liberados tan pronto como fue posible después de que terminara el Kickstarter. En ese momento, William preguntó si podríamos abonar el pago acordado W9.1-3 fuera de orden. No viendo daño en ello, y como teníamos fondos suficientes para pagar todo el material, enviamos el dinero. Así que a DUST se le pagó $360.000 en un plazo de tres semanas tras terminar el Kickstarter. Este pago cinco meses antes de que surgiera el problema no debería haber sido enviado en ese momento, pero nuestra confianza y creencia en que habíamos llegado a un acuerdo sobre los productos gratuitos significaban que estaba bien hacerlo. Esto sólo ha sido contraproducente, puesto que el dinero pagado sólo nos dejó con el pago pendiente de la “Oleada 2” y ninguna ventaja para intentar llegar a una solución.

  1. Mediación. Con todo esto llendo de acá para allá y sin que ninguno llegara a ninguna parte, ofrecimos poner el asunto en manos de un mediador. Se rechazó en varias ocasiones. Cuando una compañía amiga intentó dar un paso al frente y ayudar a resolver el tema, su oferta fue un descuento del 10% por los productos de actualización gratuitos. Más tarde esto se incrementó al 40% (más de $50.000), pero por reiterarlo – no se recaudó dinero alguno por ninguna de las partes para que pagara su mitad de los productos gratuitos. El asunto sigue sin resolverse, pero creemos que no debería interponerse entre vosotros los mecenas y la obtención de vuestros productos pagados.
  2. El retraso del pledge manager. Esta no es una historia sobre cómo nosotros lo hicimos todo bien y Dust Studio son malos, etc. También cometimos errores aquí. El pledge manager sólo fue fallo nuestro. Tardó demasiado en salir, era extremadamente engorroso, y todo el proceso era demasiado complicado. El modo en el que estructuramos el Kickstarter no contribuía a obtener la información de modo automatizado. Cuando se cerró había más de 300 personas que no lo habían completado. No estoy señalando a nadie, pero sin esas aportaciones sin finalizar éramos incapaces de enviar la lista final a William para que lo fabricara a tiempo. Para aquellos que lo hicieron bien, siento mucho que os vierais afectados. Para los que no lo hicieron, siento que no ideáramos un modo más sencillo de recaudar la información. Este proceso ha llevado meses, pero Paolo y William tenían conocimiento de este problema mientras sucedía.
  3. Las tiendas tienen stock. Como mecenas de un Kickstarter, una de las cosas que más irritan es ver cómo el material llega a las tiendas antes de que tú hayas recibido tus recompensas. Algunas personas han estado preocupadas por eso con el material de Operation Babylon. Pero las tiendas en cuestión son aquellas que hicieron su pedido a través del Kickstarter, y no recibieron un trato especial.
  4. La retrospectiva es una cosa maravillosa, y ojalá ambas partes hubieran sido capaces de mantener la escisión comercial separada del Kickstarter. Pero ninguna de las dos lo hizo. Ambos nos dejamos llevar por el lado humano de la disputa comercial y permitimos que los mecenas del Kickstarter se vieran arrastrados a ella. Me disculpo la parte que nos toca en este error.

Os dejaré con una última reflexión. Battlefront lleva haciendo negocios más de 15 años. Nuestra reputación y las elecciones que hemos hecho durante ese periodo no siempre han sido perfectas, pero nuestra responsabilidad y meta de satisfacer a nuestros clientes no tiene paralelo. Somos la compañía que regala cada nueva edición de las reglas de Flames Of War cuando cambian, para que la gente no tenga que comprarla. Somos la compañía que tiene como prioridad nuestra relación con nuestras tiendas. Somos la compañía que gestiona múltiples relaciones con alguna de las mayores compañías de licencias del mundo, y somos la compañía que, cuando algo va mal, lo admitimos. Admitimos nuestra parte en no gestionar mejor la relación con Dust Studio, y hemos aprendido a las malas que la confianza se gana, no se otorga gratuitamente.

Ésta es en realidad una prioridad para nosotros, y no molesta que esto haya quebrado la confianza de la gente en quienes somos y cómo funcionamos. Quitando DUST, este es uno de los momentos  más emocionantes para nosotros. Yo, mi compañero y todo el equipo de Battlefront no queremos más que todo esto se resuelva de una vez y para siempre, para que el material os llegue y podamos pasar página hacia un futuro sin DUST. Todo lo que necesitamos es la lista de lo que ha sido fabricado para que al menos la parte del Kickstarter de esta saga pueda ser resuelta.

Vuestro,

John-Paul Brisigotti

CEO Battlefront Group.


One response to “¡Extra, Extra! Battlefront lanza un comunicado sobre el mecenazgo de Dust! ¡Extra!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

artesmarcialesoz

Encuentra lo mejor de las Artes Marciales Aquí.

Reforged

Tu rincón del hobby. Especialistas en wargames

Clearco Miniatures

Tu rincón del hobby. Especialistas en wargames

SupersysTEM

Blog del juego de miniaturas superheroíco

Wild West Poker

Tu rincón del hobby. Especialistas en wargames

Tkcaptain

Tu rincón del hobby. Especialistas en wargames

Warhammer Armies Project

Tu rincón del hobby. Especialistas en wargames

Mercenarios de la Galaxia | Blog X-Wing miniaturas

Blog sobre X-Wing el juego de miniaturas y el mundo Star Wars

TERCIO CREATIVO

Tu rincón del hobby. Especialistas en wargames

RojoCincoPodcast

Tu rincón del hobby. Especialistas en wargames

In Her Majesty's Name!

by The Ministry of Gentlemanly Warfare

El Espacio de Atticus

El rincon de la escenografia para Wargames

ToyChop

HeroClix & gaming miniatures

¡Cargad!

Tu rincón del hobby. Especialistas en wargames

A %d blogueros les gusta esto: