Wargames Illustrated: Un año de Pike & Shotte (II)

CÓMO SE JUGÓ

Nick Eyre, el propietario de  North Star Military Figures tomó el mando de las fuerzas Imperiales. Nick tiene una colección bastante grande de Lansquenetes de su propia compañía, pero nunca los había puesto en acción antes, por lo que tenía muchas genas de ponerse a ello. Debido al factor sorpresa, los imperialistas movieron primero y Nick no tardó nada en ordenar un avance general. Para su sorpresa (y la de todos los que allí estábamos) estas órdenes fueron aceptadas con entusiasmo por la vanguardia Imperial, que aceleró hacia el parque de ciervos y hacia el odiado enemigo, la Banda Negra de Lansquenetes. El hecho de que el objetivo del cuartel general francés también estuviera de camino se veía como un incentivo añadido.

PAVIA-021-clipped-600x304

En un movimiento atrevido, para replicar lo sucedido históricamente, Nick intentó mover las cuatro unidades de arcabuceros españoles hacia el bosque, flanqueando la ruta por la que se acercaban los franceses. Esta orden fue recibida con menos entusiasmo, y avanzaron lenta y cautelosamente. La cobertura de los árboles  estaba lejos y necesitarían elegir el momento oportuno para atravesar el campo abierto y llegar a las posiciones antes de que la caballería francesa pudiera hacerles pedazos.

La batería de artillería Imperial abrió fuego contra la Banda Negra de arcabuceros en el parque de ciervos y causó las primeras bajas del juego, para regocijo de los mandos Imperiales.

En respuesta, la Banda Negra adoptó posiciones defensivas detrás de los restos de las murallas del parque de ciervos, esperando la arremetida y con la esperanza de que el resto del ejército avanzara para ayudarles. Los suizos, con la ayuda de su excelente valor de mando, hicieron justo esto, al igual que la caballería pesada francesa liderada por el rey Francisco I. Sorprendentemente, la dudosa infantería franco-italiana liderada por el Duque de Alençon tuvo el mismo éxito al marchar hacia el conflicto al sonido de los cañones. Esto fue una ventaja añadida para Bernard Lewis (líder de la totalidad de las fuerzas francesas) ya que estas tropas fueron capaces de retener al ejército Imperial con su ventaja numérica.

El turno 2 no empezó bien para los Imperialistas, ya que el plan maestro de poner rápidamente a los arcabuceros en posición empezó a complicarse, las tropas sólo consiguieron avanzar para entorpecer el fuego de su propia artillería, cuyo arco de tiro estaban intentando sobrepasar. En un plano más positivo, Von Frundsberg estuvo inspirador al instar a sus ‘hijos’ Lansquenetes a avanzar, a pesar de que pareció que no necesitaban demasiados ánimos para enfrentarse con sus homólogos franceses. En el turno francés quedó claro que la hostilidad era mutua y el bloque de picas de la Banda Negra tomó la iniciativa y cargó contra los Lansquenetes que avanzaban e hizo retroceder a la destacada unidad de arcabuceros desordenadamente. Los suizos continuaron avanzando a una velocidad enfermiza, sólo ralentizados por un gran pantano en su camino.

En este momento, ¡la infantería franco italiana desconcertó una vez más a todo el mundo al volver a avanzar! Justo cuando los lideres Imperiales empezaban a echarse miradas nerviosas, se alegraron al ver como Francisco I no conseguía hacer que su elite de caballería avanzara más.

El turno 3 fue testigo de una auténtica carnicería al enfrentarse Lansquenetes con Lansquenetes en una lucha encarnizada (Bad War). Las unidades de Von Frundsberg declararon cargas contra cuatro unidades de la Banda Negra que había salido de las defensas del parque de ciervos. En un ataque devastador – con una tirada de dados igual de devastadora- tres unidades de piqueros de la Banda Negra fueron destruidas. ¡Pasó todo tan rápido que su regla especial Valeroso no les sirvió de nada! La habilidad de Von Frundsberg para dejar a sus tropas “Preparadas” fue muy útil y evitó que una de sus unidades quedaran desorganizadas.  Las unidades de la Banda Negra quedaron desorganizadas a pesar de que unos cuantos rezagados continuaron la lucha, mientras los Lansquenetes Imperiales permanecían prácticamente intactos.

Sin embargo, los arcabuceros españoles estaban en apuros. Una tirada de mando fallida les había dejado encallados en frente de su propia artillería y bloqueando su fuego, mientras los suizos marchaban desanimadamente hacia ellos. La infantería española eligió este momento para replegarse hacia sus posiciones iniciales –el buen trabajo de los Lansquenetes podría quedar en nada.

El turno de los franceses vio como la caballería pesada avanzaba una vez más, ahora amenazada por los arcabuceros españoles arremolinados en frente de ellos. Los suizos llegaron al extremo más lejano del parque de ciervos, demasiado tarde para ayudar a la mayoría de la Banda Negra, aunque más vale tarde que nunca. Con su apoyo, los supervivientes de la Banda Negra demostraron lo que valen, al hacer retroceder a las unidades de Lansquenetes Imperiales más cercanas a su línea.

Turno 4. Un momento crucial de la batalla estaba a punto de tener lugar. Nick estaba preparando nerviosamente su intento de mover una vez más su formación de arcabuceros españoles y necesitaba un poco de suerte. Para su tranquilidad, el peligro inminente que acechaba a los españoles fue lo que necesitaban y corrieron hacia el bosque, esprintando hacia la seguridad que ofrecía y girándose para crear un pasillo de fuego que el enemigo debería atravesar. Este movimiento también despejó el camino para que la batería de artillería empezara a abrir fuego una vez más, y gratamente acertaron sobre los gendarmes que avanzaban.

essexs_regt_painted

El comandante suizo decidió dividir su fuerza, moviendo la mitad hacia delante para encarar a los Lansquenetes enemigos, mientras el resto se movía para cubrir los accesos del parque de ciervos, en un intento de bloquear el camino para evitar que cualquier caballería se pusiera en una posición que le permitiera dar la señal a la guarnición de Pavia. Lo último que necesitaban los franceses eran otros 5,000 Lansquenetes saliendo de la ciudad por su retaguardia. La Banda Negra empezaba, por fin, a ganarse su reputación cuando los supervivientes, valientemente hicieron retroceder otro bloque de piqueros enemigos.

Turno 5. Una vez más, la vanguardia de los Lansquenetes de Von Frundsberg cargó contra el remanente de la Banda Negra; reforzados por la llegada de los suizos por su retaguardia, la Banda se mantuvo firme en sus posiciones una vez más, para sorpresa de los comandantes Imperiales.

Los arcabuceros montados Imperiales en el flanco derecho se movieron hacia el parque de ciervos, en un intento de atravesar  la guarnición de Pavia, pero se vieron forzados a parar cuando vieron a las reservas suizas tomar posiciones defensivas en frente de ellos; dividir la fuerza suiza había resultado ser una jugada inteligente. La batería imperial abrió fuego de nuevo sobre los gendarmes franceses en cabeza, esta vez abriendo grandes boquetes entre la compacta formación de caballería. Con los arcabuceros españoles también disparando desde el bosque, la caballería francesa estaba sufriendo muchos daños.

El mando francés estaba decidido a luchar a brazo partido contra sus enemigos; los regimientos suizos en cabeza cargaron contra las formaciones de Lansquenetes enemigas, destruyendo dos unidades completamente. Esto fue suficiente para romper la formación de Von Feundsberg, debilitada como estaba por la desafiante Banda Negra. El rey Francisco I instó a su caballería a cargar en masa contra los cañones y caballos enemigos; pero sus hombres estaban muy perjudicados por el fuego que habían recibido y no consiguieron moverse. Para empeorar las cosas, la tirada de las reservas de De Alençon resultó una pifia y se retiró a una velocidad inusitada, de hecho, desapareciendo del campo de batalla.

Turno 6. Con la caballería francesa  en campo abierto, las fuerzas Imperiales se movieron para tomar ventaja y descargar un golpe crítico contra su enemigo. Los arcabuceros se movieron hacia el bosque en busca de una posición desde la que abrir fuego en enfilada –una granizada de disparos devastadora arrancó a más hombres de sus sillas. Una vez más, la artillería tomó como objetivo a los gendarmes en cabeza que se vieron forzados a retirarse. En el centro, el último mando de Von Frundsberg lanzó un ataque desesperado para parar a la masa imparable suiza, pero fue destruido, aunque se llevaron con ellos a algunos de sus odiados enemigos (La reducción de la moral a 6+ debido a la ruptura de su formación,  resultaría ser la perdición de Von Frundsberg en este combate).

El rey Francisco I se enfrentaba a la sistemática destrucción de su caballería de élite a causa de la escurridiza cadencia de fuego enemiga y solo pudo reorganizar a sus hombres, ya que una vez más éstos no podrían cargar a su objetivo. Los victoriosos suizos movieron por encima de los cuerpos de los Lansquenetes muertos y fijaron su siguiente objetivo; la reserva hispano italiana que había avanzado hasta sus posiciones.

Turno 7. Sintiendo que esta era el momento crucial de la batalla, Nick escogió este momento para ordenar a su caballería que cargara contra los debilitados gendarmes franceses. El daño que ya había sufrido debido al continuo fuego Imperial, había reducido a los franceses a un nivel tal, que toda la formación de caballería estaba desorganizada; la crem de la crem de la nobleza francesa estaba muerta y el rey Francisco I quedó aislado del resto de su ejército. Toda la reserva avanzó, pero consideraron sensato no acercarse demasiado a los peligrosos suizos, y adoptaron posiciones defensivas.

En el bando francés las cosas se ponían feas, mientras una vez más las reservas bajo mando de De Alençon se negaban a ayudar a sus camaradas; casi la mitad de la fuerza de infantería francesa había decidido mantenerse al margen de la lucha y empezaron a escabullirse del campo de batalla.

Turno 8. Con la élite de su caballería en desbandada o muerta, el rey Francisco I de Francia quedó rodeado y fue capturado por los gendarmes Imperiales vencedores. El resto de la caballería española, estaba arremolinada alrededor de las posiciones suizas y preparada para dar la señal de avance  a la guarnición de Pavia.

Con el colapso de la caballería Francesa junto a la deserción de la reserva franco italiana, los suizos aislados se quedaron solos para defenderse, junto a los últimos supervivientes de la valerosa Banda Negra. Mientras los Lansquenetes se preparaban para afrontar su final (no habría cuartel para estas tropas contra la hermandad Imperial), los suizos comenzaron a abandonar el campo de batalla mediante una retirada ordenada. A medida que caía la noche, el campo de batalla de Pavia y la ciudad se encontraron firmemente en manos Imperiales.

EL RESULTADO HISTÓRICO

Lannoy ordenó un ataque nocturno sobre el río, con el objetivo de abrir brecha en el parque de ciervos amurallado de Mirabello, que protegía el flanco izquierdo francés, forzando a Francisco I a abandonar el sitio de Pavia.

P_S_Landing-Page-banner-3_1_grande

Es poco probable que los Imperialistas esperaran  conseguir algo más que distraer a los franceses temporalmente, mientras evacuaban la guarnición; el clima era húmedo y frío, la comida escasa y ambos ejércitos estaban hartos y querían regresar a casa. Pero la maniobra del virrey dio un resultado más positivo de lo que hubiera soñado.

Antes del amanecer del 24 de febrero, sus ingenieros italianos abrieron brecha en el muro del parque, y el Marqués de Vasto lideró 200 hombres a caballo y 1.500 arcabuceros a través de la brecha para atacar el palacete donde Francisco I tenía su cuartel general.

Los franceses fueron tomados completamente por sorpresa, cuando Del Vasto, seguido por 3 divisiones de infantería española y Lansquenetes, aparecieron entre la niebla matutina y comenzaron a desplegar sus líneas. Sin embargo, el rey no estaba en el palacete sino que había pasado la noche en el centro de la línea junto con sus gendarmes montados, y cuando vio la situación, inmediatamente lideró a éstos –su única reserva móvil- hacia la lucha.

Desafortunadamente, para llegar al frente enemigo que avanzaba desde su flanco izquierdo, la caballería tuvo que cabalgar por delante de una batería de cañones franceses que habían dañado considerablemente a los cañones Imperialistas, hasta el punto de forzarles a cesar el fuego. En retrospectiva, los gendarmes pueden parecer un anacronismo, pero a principios del S.XVI continuaban siendo la fuerza de choque más devastadora de Europa. Al contrario que la caballería ligera Imperial, éstos eran auténticos caballeros medievales, equipados con armaduras de placas completas, cabalgando caballos con armadura y equipados exclusivamente para el combate cuerpo a cuerpo, con sus lanzas y espadones. Con el rey a la cabeza, atravesaron la línea de infantes hispano italiana de la retaguardia Imperial, para a continuación barrer una unidad  de caballería que valerosamente había intentado una contra carga. En este punto Lannoy casi perdió el control, gritando desesperadamente “la única esperanza es Dios”.

A pesar de todo esto, los franceses estaban ahora cargando a lomos de sus caballos cansados al centro del parque de ciervos, una extensión de terreno blando punteado de árboles, lo que provocaba que comenzaran a quedar desordenados. Dos columnas de infantería mercenaria- una suiza y la otra de Lansquenetes- avanzaban para apoyarles, pero fueron atacadas por Lansquenetes Imperiales y arcabuceros españoles que se avanzaron a través del parque. Los tiradores españoles empleaban tácticas que habían desarrollado en batallas previas, maniobrando en pequeñas unidades y aprovechando la cobertura y los obstáculos naturales, a la par que los suizos eran reticentes a entrar en combate cuerpo a cuerpo con ellos. Esto no era sorprendente, teniendo en cuenta el daño que habían sufrido en un ataque frontal contra arcabuceros tres años antes en la Batalla de Bicoca, en la que los desconsiderados franceses más tarde acusarían a los suizos de traición. A medida que sus bajas se apilaban,  dudaron y finalmente se retiraron,  dejando a los Lansquenetes franceses (que en cualquier caso eran sus acérrimos rivales) rodeados y masacrados por los alemanes bajo el mando del famoso Jorge de Frundsberg. Mientras tanto el Duque de Alençon, comandante del flanco izquierdo, no había recibido órdenes y no tenía ni idea de lo que estaba pasando en el centro. Una vez se recuperó de la conmoción del ataque Imperialista en el parque, puso a sus tropas en movimiento -pero no hacía el sonido de los cañones, sino en la dirección contraria, en total retirada, destruyendo los puentes que cruzaban el río Tesino a su paso.

Ahora los españoles acorralaban a Francisco I y a sus gendarmes desde todas direcciones, disparando para a continuación cubrirse entre los árboles, lo cual evitaba que los franceses pudieran cargar de forma efectiva con sus lanzas. Gradualmente, la caballería fue cayendo hasta que Francisco I quedó luchando prácticamente solo, herido y desmontado, rodeado de una pila enemigos muertos. Eventualmente, cayó bajo una horda de feroces españoles, pero Lannoy llegó justo a tiempo para salvar su vida. El rey fue hecho prisionero en Madrid, dejando 8.000 de sus soldados muertos en el campo de batalla. Los Imperialistas perdieron sólo 700 hombres. La esperanza francesa de dominar Italia había quedado en ruinas.

Escrito por Steve Morgan

Traducido por Asunción Loste para e-Minis, con el VºBº de Wargames Illustrated


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

artesmarcialesoz

Encuentra lo mejor de las Artes Marciales Aquí.

Reforged

Tu rincón del hobby. Especialistas en wargames

Clearco Miniatures

Tu rincón del hobby. Especialistas en wargames

SupersysTEM

Blog del juego de miniaturas superheroíco

Wild West Poker

Tu rincón del hobby. Especialistas en wargames

Tkcaptain

Tu rincón del hobby. Especialistas en wargames

Warhammer Armies Project

Tu rincón del hobby. Especialistas en wargames

Mercenarios de la Galaxia | Blog X-Wing miniaturas

Blog sobre X-Wing el juego de miniaturas y el mundo Star Wars

TERCIO CREATIVO

Tu rincón del hobby. Especialistas en wargames

RojoCincoPodcast

Tu rincón del hobby. Especialistas en wargames

In Her Majesty's Name!

by The Ministry of Gentlemanly Warfare

El Espacio de Atticus

El rincon de la escenografia para Wargames

ToyChop

HeroClix & gaming miniatures

¡Cargad!

Tu rincón del hobby. Especialistas en wargames

A %d blogueros les gusta esto: