Informe de Batalla: La Calzada de los Gigantes (II)

(continuación)…Un gigante cercano al bosque y en lo alto de una colina, pudo ver cómo esos jugosos caballos le daban la espalda, dirigiéndose rápidamente tras ellos para capturar provisiones. Pero los hermanos kislevitas que apoyaban la unidad de alabarderos del Alcalde, no iban a dejar que ese maldito gigante cogiera por sorpresa a la caballería tan fácilmente, y se lanzaron a por él sin piedad y con la certeza de que ese podría ser su último combate en la tierra de los mortales. El gigante asestó un brutal garrotazo a los kislevitas, acabando prácticamente con la unidad, el resto… prefirieron vivir para luchar otro día, y se dieron a la fuga exitosamente, y con el objetivo cumplido de servir como distración, salvando a la unidad de caballería.

Pero el gigante iba erre que erre centrándose en sus principales objetivos: los caballos. Ignorando por completo a los kislevitas que corrían para ponerse a salvo. Este acto heroico, permitió te cuento. que los Caballeros de la Reiksguard se reagrupasen y se pudieran preparar para recibir por vanguarida al monstruo que se les venía encima.

warhammer-fantasy-partida

Pero este gigante no fue el único que vio un gran festín en los caballos, dos bestias del grupo de gigantes que destrozaron al regimiento de lanceros, se lanzan a la carrera para intentar alcanzar a la caballería por retaguardia. Al mismo tiempo, los gigantes empiezan a acorralar a las tropas de la parte central, pisoteando a dos destacamentos de arqueros y milicianos. El Quebrantahuesos tenía en mente otro objetivo más suculento, apareciendo por la retaguardia de los alabarderos que se centraban en cerrar filas y atacar a un grupo de tres gigantes en la zona norte del campo de batalla. Los alabarderos hicieron caso omiso del Quebrantahuesos de la retaguardia y se lanzaron a la carga contra un gigante que se disponía a interponerse entre uno de sus hermanos gigantes y una unidad destacamento que consiguió su objetivo de atacar a uno de los gigantes de la zona norte. Todo se volvía cada vez más intenso y feroz incluso.

El gigante con ansia de carne equina, consiguió atrapar a uno de los caballos y metérselo en su saco, siendo esto por suerte un error para él, ya que su hambriento estómago le jugó una mala pasada al no tener en cuenta las lanzas que se incrustaban en su pierna mientras ensacaba al noble caballero. Esto hizo que el gigante perdiera el equilibrio en ese momento, y cayera sobre dos de los caballeros. Lo que quedaba de la unidad de la Reiksguard, aprovechando que el gigante se encontraba en el suelo, intentó acabar con la inmunda vida del coloso, mientras éste intentaba levantarse, pero estos monstruos parece que tienen varias vidas, ya que aún consiguiendo herirlo de gravedad, no lograban arrebatarle la vida definitivamente.

La zona Este del campo de batalla  que suponía nuestro flanco derecho estaba perdida, era evidente, y la zona central parecía que se empezaba a tambalear como los témpanos de hielo de los Desiertos Helados del Norte al llegar la primavera, aunque los hermanos medianos siempre estuvieron “a la altura” de las circunstancias, y seguían dando batalla desde el templo sigmarita en el que se hallaban apostados. Era un destacamento que se escondía esperando su oportunidad, y que consiguió abatir finalmente a uno de los gigantes que avanzaba como un terremoto hacia el flanco izquierdo, por medio de nuestra maltrecha línea de combate. Estos pequeñajos no sólo tienen grande el estómago sino también la puntería, y gracias a ellos, conseguimos librarnos del 5º gigante de los 15 que comenzaron la batalla.

Cuando la batalla se encontraba en lo más álgido, la carga de la horda de alabarderos liderados por el archielector y el alcalde, consiguieron desgarrar a un gigante que no esperaba el ataque de éstos, ya que por su “limitado” raciocinio estaba más centrado en detener el avance del destacamento señuelo de la milicia local, que mirar por su propia integridad. Que Morr flagele su alma en el infierno por toda la eternidad…[…]

Acto seguido, los alabarderos no perdieron el tiempo machacando al gigante ya caído, y se reorganizaron de manera rápida y disciplinada, cual guerreros elfos, para encararse hacia el general de los gigantes y 4 gigantes más.

alabarderos-gigante-destacamento

Era astuto aquel Archielector, ya lo creo. Consiguió engañarme a mí y a mis hermanos de batalla paisanos nuestros, y lo más importante, a los gigantes. Esperó a que los gigantes se lanzaran contra ellos para que perdiesen el beneficio de la altura que daba la pendiente de la colina en la que estaban situados la mayoría. Para ello, los alabarderos, cubierta su retaguardia por una horda de flagelantes, realizaron una huida fingida a la carga de los 4 gigantes, y los dejaron a merced de nuestras flechas,…y casi a distancia de carga de la horda de flagelantes. Además, sus grandes cuerpos en campo abierto y sin ningún tipo de cobertura, eran un blanco perfecto para nosotros.

El Quebrantahuesos lanzó un bramido de enfurecimiento que hizo temblar la tierra como si de un terremoto se tratase, al ver la estupidez de sus lacayos en caer en la trampa de la infantería imperial. Por eso, la bestia inmunda se lanzó a la carrera detrás de ellos para acabar de una vez por todas con nuestro General Archielector. El Alcalde se dio cuenta de que iban a ser alcanzados por la titánica bestia, y se reagruparon rápidamente justo detrás de los flagelantes, para poder recibir la carga del Quebrantahuesos con garantías.

La caballería no gozaba de la bendición de Sigmar en ese instante. Centrada en acabar con el gigante arrodillado en ese momento, fue sorprendida por la carga de dos gigantes por la retaguardia, ansiosos de cobrar su trofeo en forma de jugosos “jamones de caballo”.  Lo que quedaba de Reiksguard pudo acabar con el gigante que estaba a su merced, pero la carga por la retaguardia de los colosos… terminó de un golpe con la unidad que se suponía iba a salvar a la ciudad.

Una vez que hicimos el trabajo de mermar a los gigantes lo máximo posible, la horda de Flagelantes que aún no había entrado en combate se preparó para acabar con la vida de los gigantes de la zona Norte del campo de batalla. Pero no duró mucho esa idea, ya que observaron que el Quebrantahuesos podría aniquilar al Archielector de Sigmar, por lo que decidieron acudir en su ayuda, mirando justo a su derecha.

SONY DSC

Finalmente, no sólo el Quebrantahuesos arremetió contra los alabarderos, sino que también los dos gigantes que habían estado despedazando a los caballos de la Reiksguard se unieron a la carga contra la unidad de alabarderos, que en el momento de reorganizarse tras la huída, ya no formaban como una horda, sino como una unidad de ingentes filas. El combate en esta embestida fue sangriento desde los primeros compases; los gigantes empezaron a dar garrotazos, pero los alabarderos no se achicaron y se permanecieron firmes, como suele ocurrir con la fiel infantería imperial. Pudimos observar desde la linde del bosque, que estaba cerca de dicho combate, que las alabardas y las armas a dos manos de los líderes estaban orientadas hacia el Quebrantahuesos, y en 3 veces consiguieron hundir sus afiladas hojas en la piel de la bestia. Pero aún estaban lejos de poder mermar la fuerza de la titánica criatura, todo lo contrario, estas heridas, junto con las 2 que tenía hechas de su anterior combate, enfurecieron aún más al Quebrantahuesos, lo que produjo que pateara a los infantes con extrema virulencia. De repente, entre los soldados, apareció el Archielector como un relámpago, que arremetió contra la bestia inmunda, y consiguiendo herirla una vez más. Gracias a eso, la moral de las tropas se elevó y aguantaron el envite de los gigantes con gran valentía en ese intenso combate.

Nosotros continuábamos con otra descarga más contra los gigantes, pero su piel, dura como la roca, aguantaba los impactos de la mayoría de las flechas, y uno de ellos nos alcanzó en un momento que perdimos la protección del bosque. Ese maldito gigante, que aún parece que pueda ver sus ojos exaltados mientras mataba a varios de mis compañeros, destrozó nuestra unidad, perdiendo de este modo a muchos hermanos de batalla con quién compartí grandes momentos… hasta ese momento. El resto de la unidad huímos a través del bosque para ponernos a cubierto, ya que el gigante nos persiguió durante gran parte de la huida (veinte minutos en los que corrí como si no hubiese un mañana). Por suerte unos pocos sobrevivimos al ataque, y hoy puedo rememorarte esta historia.

SONY DSC

Este es el fín de mi vivencia, no puedo contarte más ya que no volví al campo de batalla de inmediato. Volví al cabo de unas horas. Era escalofriante: por doquier cuerpos mutilados, hermanos caídos, heridos que intentaban aferrarse a la vida. Un panorama que está grabado a sangre y fuego en mis pensamientos cada día, y en mis pesadillas cada noche. ¿Que quién ganó? Nadie, los gigantes que sobrevivieron, 7 contando el Quebrantahuesos, se retiraron llevándose algunos botines y provisiones (humanas), a sus retiros. Los defensores de Schoppendon, consiguieron que los gigantes no entraran a la ciudad, pero a un precio demasiado alto, ya que más de la mitad de las tropas sucumbieron. ¿Quién perdió? Schoppendon, que fue abandonada durante algunos meses, hasta que se acabó la campaña contra el Caos, y el Conde Elector pudo apostar una guarnición estable como había ocurrido hasta el momento del ataque de los gigantes.

“Relato entre veteranos de Robert Lewandowski, sargento de exploradores de Praag”

Para poder ver más fotos de la partida podréis visitar nuestro Facebook de e-Minis, donde encontrareis un álbum completo sobre la batalla.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

artesmarcialesoz

Encuentra lo mejor de las Artes Marciales Aquí.

Reforged

Tu rincón del hobby. Especialistas en wargames

Clearco Miniatures

Tu rincón del hobby. Especialistas en wargames

SupersysTEM

Blog del juego de miniaturas superheroíco

Wild West Poker

Tu rincón del hobby. Especialistas en wargames

Tkcaptain

Tu rincón del hobby. Especialistas en wargames

Warhammer Armies Project

Tu rincón del hobby. Especialistas en wargames

Mercenarios de la Galaxia | Blog X-Wing miniaturas

Blog sobre X-Wing el juego de miniaturas y el mundo Star Wars

TERCIO CREATIVO

Tu rincón del hobby. Especialistas en wargames

RojoCincoPodcast

Tu rincón del hobby. Especialistas en wargames

In Her Majesty's Name!

by The Ministry of Gentlemanly Warfare

El Espacio de Atticus

El rincon de la escenografia para Wargames

ToyChop

HeroClix & gaming miniatures

¡Cargad!

Tu rincón del hobby. Especialistas en wargames

A %d blogueros les gusta esto: